INTERACCIÓN DE LA ALFABETIZACIÓN EN DATOS EN EL ÁMBITO DEL DESARROLLO SOCIAL

La alfabetización en datos y su papel en el desarrollo social
Eder Ávila Barrientos

Los datos disponibles en el entorno digital ahora se utilizan de forma rutinaria para perfilar poblaciones con el objetivo primordial de predecir y modificar comportamientos para obtener ganancias económicas. Se estima que estas prácticas desafían los derechos tradicionales de privacidad individual y las normas sociales en torno a la modificación del comportamiento, incluso en la medida de lo que significa tener libertad de elección en una sociedad proliferada de datos.

De hecho, prevalecen una serie de razones por las que las sociedades contemporáneas deben preocuparse por la datificación, por ejemplo: el dominio cada vez mayor de las epistemologías basadas en datos en la política social y el marketing; la falta de control que tienen los individuos sobre cómo son influenciados por los datos y el impacto de esto en sus comportamientos e interacciones; y la intensificación de los problemas de justicia social debido a la toma de decisiones, la gobernanza y el poder basados en datos en la sociedad civil.

Hablar del uso de datos no se trata sólo de descargarlos, o de obtenerlos, sino de analizarlos, tener la capacidad de visualizarlos y leerlos para obtener de ellos una serie de interpretaciones las cuales puedan utilizarse para que los individuos puedan efectuar tomas de decisiones de una manera fundamentada. La datificación también cambia la forma en que nos conocemos a nosotros mismos y a los demás. Por ejemplo, la mayoría de los sistemas digitales tienen mecanismos automatizados de retroalimentación (es decir, métricas) y curación (es decir, recomendaciones y búsqueda) que personalizan el contenido (Pangrazio y Sefton 2020, 209).

En términos generales, la alfabetización de datos se centra en desarrollar la comprensión, el control y la mediación del individuo dentro de los sistemas basados en datos. Si bien el término “alfabetización de datos” parece evidente, el término se basa en definiciones contrapuestas. Pues la definición convencional de alfabetización contiene dos dinámicas interrelacionadas, pero necesariamente distintas: lectura y escritura.

Dado que estamos interesados en la utilidad de la alfabetización con respecto a los datos, esta doble dinámica es importante. Por analogía, la alfabetización de datos requeriría tanto la capacidad de leer los signos que un individuo ha inscrito en los datos y, en segundo lugar, que la capacidad de leer las inscripciones de datos también estaría relacionada con la capacidad de hacerlas. Por lo tanto, la alfabetización en datos contempla que los individuos desarrollen habilidades para leer e interpretar el significado de los datos, más aún si estos forman parte de su pleno desenvolvimiento en una determinada sociedad.

Por ejemplo, si un individuo es incapaz de entender el uso de los datos para su beneficio, los datos poco impacto tendrán en su desarrollo social. Aunado a ello, la brecha digital es un fenómeno que impacta en la alfabetización en datos de los individuos, pues sin acceso a las tecnologías digitales, las sociedades seguirán expuestas a un tsunami de datos sin la capacidad para descifrarlos e interpretarlos. De acuerdo con Raffaghelli (2022, 4) la oferta de formación en datos ha crecido intensamente en los últimos años, sin embargo, los contenidos, características e ideologías encerradas en esa oferta formativa se han ido alineando simplemente con el desarrollo tecnocrático.

Además, en un contexto educativo, puede ser productivo y práctico considerar a la alfabetización en datos como una competencia compuesta no sólo en relación con los dominios individuales de habilidad, sino también con la composición social heterogénea de un colectivo que, en su conjunto, puede poseer la alfabetización en datos. En las sociedades contemporáneas, basadas en el uso imperioso de la tecnología digital y el acelerado crecimiento de los datos, resulta pertinente considerar el impacto que los datos tienen en la actividad diaria de los individuos, desde conocer el clima del día, hasta saber qué ruta de viaje tomarán basados en el uso de aplicaciones móviles que hacen uso de dichos datos. Pues el flujo de datos y su explotación es una constante diaria y una tendencia futura en el desarrollo social y tecnológico.

Loading

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *