Organización y Planificación del Área de Gestión Humana

La Gestión Humana es un área crucial en cualquier organización. Su objetivo principal es garantizar que los recursos humanos de la empresa estén alineados con sus metas y políticas. Para lograr esto, se necesita una estructuración adecuada de cargos y funciones, que permita a cada empleado conocer sus responsabilidades y cómo su trabajo contribuye a los objetivos generales de la empresa. Además, es esencial tener en cuenta el marco legal laboral para garantizar el cumplimiento de todas las normativas y leyes laborales.


2. Incorporación del Talento

La incorporación del talento es un proceso que comienza con la atracción de talento. Esto implica identificar y atraer a individuos con las habilidades y competencias necesarias para contribuir al éxito de la organización. Una vez atraídos, el proceso de selección de personal se encarga de evaluar y escoger a los candidatos más adecuados.

Una vez seleccionados, la inducción y la capacitación son esenciales para familiarizar a los nuevos empleados con la cultura, las políticas y los procedimientos de la empresa. Además, es importante tener un sistema de recompensas y evaluación del desempeño para motivar a los empleados y asegurar que su rendimiento esté alineado con los objetivos de la empresa.


3. Salud, Bienestar y Desarrollo de las Personas

La salud y el bienestar de los empleados son fundamentales para mantener un ambiente de trabajo productivo y positivo. Esto implica la implementación de programas de salud ocupacional y un plan de higiene y seguridad en el trabajo.

Además, es importante motivar al personal sobre seguridad y proporcionar programas de capacitación en seguridad. También es esencial establecer normas de seguridad, realizar campañas de seguridad y tener un sistema para el control de accidentes.


4. Relaciones con el Empleado

Las relaciones laborales son un aspecto crucial de la gestión humana. Esto implica prestar atención a las relaciones laborales, manejar la negociación colectiva y gestionar la cesación o ruptura del contrato. Además, el proceso de desvinculación debe ser manejado de manera cuidadosa y respetuosa para mantener una buena relación con el empleado incluso después de su salida de la empresa.

Es importante que las pequeñas y medianas empresas (pymes) reconozcan esta tendencia y ajusten sus prácticas de gestión humana en consecuencia.

  • Establecer un área de recursos humanos, aunque sea de manera inicial con recursos limitados. Esto ayudaría a formalizar las políticas de gestión y a garantizar una atención adecuada a las necesidades del personal.
  • Se debe priorizar la implementación de programas de capacitación para mejorar las habilidades y competencias de los empleados. Esto no solo mejorará el desempeño individual, sino que también contribuirá al crecimiento y la sostenibilidad de la empresa.
  • Prestar atención al clima organizacional, ya que tiene un impacto significativo en la motivación y satisfacción de los empleados. Esto puede lograrse a través de encuestas periódicas, programas de bienestar laboral y una comunicación abierta y transparente.
  • Establecer un sistema formal de evaluación de desempeño que proporcione retroalimentación regular a los empleados y promueva su desarrollo profesional. Esto ayudará a identificar áreas de mejora y a establecer metas claras para el crecimiento individual y organizacional.

Loading

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *