¿Por qué un taller? Caja de herramientas con juventudes

 


DESCARGAR

Un taller es una excelente estrategia pedagógica para promover un acompañamiento respetuoso de la palabra de las y los jóvenes. Algunos de los aportes que un taller puede brindar son:

1. Espacio de diálogo y participación : El taller crea un espacio seguro y de confianza donde los y las jóvenes pueden expresar libremente sus pensamientos, ideas y experiencias. Esto fomenta su participación y empoderamiento.

2. Aprendizaje colaborativo: El trabajo en grupo y el intercambio de perspectivas permite un aprendizaje más significativo y enriquecedor, donde los y las jóvenes aprenden unos de otros.

3. Enfoque práctico y vivencial: A diferencia de una clase magistral, el taller se centra en actividades y dinámicas que permiten a los y las jóvenes vivenciar y aplicar los contenidos de manera práctica.

4. Flexibilidad y adaptabilidad: El formato de taller brinda la posibilidad de ajustar los tiempos, las técnicas y los contenidos según las necesidades e intereses del grupo.

5. Desarrollo de habilidades: Además de los contenidos, el taller promueve el desarrollo de habilidades como la comunicación, el trabajo en equipo, el pensamiento crítico y la reatividad.

Pensando en la convocatoria, el espacio, los tiempos y la estructura del taller

Para promover un acompañamiento respetuoso de la palabra de las y los jóvenes en el marco de un taller, es importante considerar los siguientes aspectos:

Convocatoria:

  • Realizar una convocatoria amplia y diversa, llegando a diferentes grupos de jóvenes.
  • Utilizar canales de comunicación que sean accesibles y atractivos para el público objetivo.
  • Enfatizar en el carácter participativo y el espacio de diálogo que ofrecerá el taller.

Espacio:

  • Seleccionar un espacio cómodo, acogedor y que permita la movilidad y el trabajo en grupo.
  • Procurar que el espacio esté libre de distracciones y brinde privacidad para las actividades.
  • Considerar la accesibilidad del espacio para garantizar la inclusión de todos los participantes.

Tiempos:

  • Definir una duración adecuada que permita abordar los contenidos de manera profunda, sin saturar a los y las participantes.
  • Establecer momentos de descanso y pausa para mantener la atención y la energía del grupo.
  • Ser flexibles con los tiempos, adaptándose a las necesidades y ritmos del grupo.

Estructura del taller:

  • Iniciar con actividades de calentamiento y presentación para generar un ambiente de confianza.
  • Alternar entre momentos de trabajo individual, en parejas y en grupo grande.
  • Incluir técnicas participativas como lluvia de ideas, debates, role-playing, entre otras.
  • Destinar un espacio para la producción de una pieza comunicacional por parte de los y las jóvenes.
  • Finalizar con una reflexión y cierre que permita sintetizar los aprendizajes.

Estos elementos contribuyen a crear un espacio de taller acogedor, participativo y respetuoso de la palabra de las y los jóvenes.

Algunas consideraciones para trabajar con estudiantes en propuestas pedagógicas de inclusión

Al trabajar con estudiantes en propuestas pedagógicas de inclusión, es importante tener en cuenta las siguientes consideraciones:

1. Enfoque de derechos: Partir de un enfoque de derechos que reconozca a los y las estudiantes como sujetos de derecho y promueva el ejercicio pleno de sus derechos.

2. Accesibilidad: Garantizar la accesibilidad del espacio, los materiales y las actividades para que todos los y las estudiantes puedan participar de manera equitativa.

3. Diversidad y adaptación: Reconocer y valorar la diversidad de los y las estudiantes, adaptando las propuestas pedagógicas a sus necesidades, intereses y ritmos de aprendizaje.

4. Participación y empoderamiento: Fomentar la participación activa de los y las estudiantes, brindándoles oportunidades para expresar sus voces y empoderarse.

5. Trabajo colaborativo: Promover el trabajo colaborativo entre los y las estudiantes, fomentando el aprendizaje entre pares y el apoyo mutuo.

6. Acompañamiento y seguimiento: Brindar un acompañamiento cercano y un seguimiento personalizado a los y las estudiantes, para identificar y abordar oportunamente sus necesidades.

7. Formación docente: Asegurar que los y las docentes cuenten con la formación y las herramientas necesarias para implementar propuestas pedagógicas inclusivas.

8. Articulación interinstitucional: Establecer una articulación efectiva entre la institución educativa, las familias y otros actores relevantes para garantizar un apoyo integral a los y las estudiantes.

Estas consideraciones contribuyen a crear entornos educativos más inclusivos y respetuosos de la diversidad de los y las estudiantes.

Técnicas de caldeamiento

Las técnicas de caldeamiento son fundamentales para iniciar un taller de manera dinámica y generar un ambiente de confianza y participación. Algunas técnicas de caldeamiento que pueden ser útiles son:

1. Presentación en parejas: Los y las participantes se reúnen en parejas y se presentan mutuamente al grupo, compartiendo información básica como su nombre, intereses o expectativas.

2. Telaraña: Los y las participantes se pasan un ovillo de lana, compartiendo su nombre y una característica personal a medida que lo hacen, creando una «telaraña» que representa las conexiones del grupo.

3. Ronda de emociones: Cada participante comparte una palabra que exprese cómo se siente en ese momento, fomentando la expresión emocional.

4. Juego de roles: Se propone una situación o escenario y los y las participantes representan diferentes roles, explorando perspectivas diversas.

5. Dinámica de movimiento: Se proponen actividades que impliquen movimiento, como caminar por el espacio, saludar a diferentes compañeros, etc., para generar energía y conexión.

Estas técnicas de caldeamiento permiten romper el hielo, fomentar la interacción, identificar las expectativas y emociones de los y las participantes, y preparar el terreno para un taller más participativo y significativo.


Aportes para promover un acompañamiento de la producción de una pieza comunicacional

Para promover un acompañamiento respetuoso de la producción de una pieza comunicacional por parte de los y las jóvenes, se pueden considerar los siguientes aportes:

1. Orientación y acompañamiento del proceso: Brindar orientación y acompañamiento a lo largo del proceso de producción, ofreciendo retroalimentación y apoyo en las diferentes etapas.

2. Enfoque en las fortalezas: Resaltar y valorar las fortalezas y habilidades de los y las jóvenes, en lugar de centrarse únicamente en las dificultades.

3. Espacio de experimentación y aprendizaje: Fomentar un espacio de experimentación y aprendizaje, donde los y las jóvenes puedan probar diferentes enfoques y técnicas sin miedo al error.

4. Reconocimiento de la diversidad: Reconocer y valorar la diversidad de voces, estilos y perspectivas presentes en las piezas comunicacionales.

Loading

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *