Relaciones terapéuticas basadas en la evidencia

  

Fuente: Pérez-Álvarez, Marino, University of Oviedo. Ver artículo original


En el campo de la psicoterapia, existe un consenso casi absoluto sobre la importancia de la relación terapéutica. Esta conexión interpersonal, establecida entre el terapeuta y el paciente, se considera como un elemento clave para el éxito del tratamiento.

Los pioneros y sus aportes:

  • Sigmund Freud: Introdujo el concepto de la relación terapéutica como un «pacto» esencial en el psicoanálisis.
  • Carl Rogers: Enfatizó la relación clínica como condición indispensable para la ayuda terapéutica, destacando la empatía, la aceptación y la congruencia como elementos primordiales.
  • George Kelly y Aaron Beck: Propusieron una relación de colaboración, donde terapeuta y paciente trabajan juntos para experimentar y modificar patrones cognitivos erróneos.

La psicoterapia ofrece un espacio único para desarrollar una relación genuina y profunda, caracterizada por la confianza, la colaboración y el apoyo mutuo. A diferencia de otras relaciones interpersonales, la relación terapéutica se distingue por:

  • Sinceridad y autenticidad: El terapeuta se muestra genuino y transparente, sin juicios ni condiciones.
  • Enfoque en el cliente: El terapeuta centra su atención en el bienestar del paciente, brindándole un espacio seguro para explorar sus emociones, pensamientos y experiencias.
  • Compromiso con el cambio: La relación terapéutica facilita el proceso de cambio y crecimiento personal del paciente.

Diversos estudios han confirmado la importancia de la relación terapéutica en el éxito de la psicoterapia. Entre los elementos clave que influyen en el resultado del tratamiento se encuentran:

  • Alianza terapéutica: Un vínculo emocional positivo entre terapeuta y paciente, basado en la confianza, el respeto y la conexión.
  • Empatía: La capacidad del terapeuta de comprender y compartir los sentimientos del paciente.
  • Aceptación: Una actitud positiva y de apoyo hacia el paciente, sin juicios ni condiciones.
  • Congruencia: La autenticidad y transparencia del terapeuta en la relación.
  • Feedback del cliente: La importancia de escuchar y atender las perspectivas del paciente sobre la relación terapéutica y el curso del tratamiento.

Si bien estos elementos se asocian con la perspectiva humanista de Carl Rogers, su valor trasciende las fronteras teóricas. Se encuentran presentes, en diferentes formas, en diversas terapias, como la psicoterapia analítica funcional y la terapia cognitivo-conductual.

Loading

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *