RESILIENCIA PSICOSOCIAL Y MECANISMOS DE PROTECCIÓN

Recibe novedades

*

Michael Rutter M.D. VER

El concepto de «factores protectores» se ha consolidado firmemente en el campo de la investigación del riesgo psiquiátrico. Surge de la noción relacionada de resiliencia, término utilizado para describir el polo positivo de las diferencias individuales en la respuesta de las personas al estrés y la adversidad. No sólo ha habido un cambio de enfoque de la vulnerabilidad a la resiliencia, sino también de las variables de riesgo al proceso de negociación de situaciones de riesgo. Es en ese contexto de negociación de riesgos que se centró la atención en los mecanismos de protección. Antes de continuar, es necesario preguntarse si esto fue más que un cambio semántico, que refleja un deseo de inyectar algo de esperanza y optimismo en la desalentadora historia de estrés y adversidad. Después de todo, se había identificado la discordia familiar como un factor de vulnerabilidad al mismo tiempo que se había elegido una buena relación entre padres e hijos como factor protector. ¿No eran estas dos caras opuestas de la misma moneda? ¿No sería más parsimonioso considerar simplemente las relaciones íntimas como una variable continua, con un extremo positivo y el otro negativo con respecto al riesgo? La crítica es pertinente y, para que el concepto de mecanismos de protección tenga un significado independiente, debe ser más que eso. En su revisión de la investigación sobre niños resistentes al estrés, Garmezy concluyó que tres amplios conjuntos de variables operaban como factores protectores: 

  1. rasgos de personalidad como la autoestima; 
  2. cohesión familiar y ausencia de discordia; y 
  3. la disponibilidad de sistemas de apoyo externos que alienten y refuercen los esfuerzos de afrontamiento del niño. 

La lista es muy familiar para los investigadores de riesgos como antónimos de variables de riesgo. La alta autoestima protege; La baja autoestima te pone en riesgo. ¿Qué hemos ganado al introducir la noción de factores protectores? No mucho, si ahí es donde nos detenemos. Por supuesto, la demostración de que estas variables son predictores muy sólidos de la resiliencia es importante para demostrar que es probable que desempeñen un papel clave en los procesos involucrados en la respuesta de las personas a circunstancias de riesgo. Pero tienen un valor muy limitado como medio para encontrar nuevos enfoques de prevención. En lugar de buscar factores protectores de base amplia, debemos centrarnos en los mecanismos y procesos de protección. Es decir, debemos preguntarnos por qué y cómo algunos individuos logran mantener una alta autoestima y autoeficacia a pesar de enfrentar las mismas adversidades que llevan a otras personas a darse por vencidos y perder la esperanza. ¿Cómo es posible que algunas personas tengan confidentes a quienes recurrir? ¿Qué ha sucedido para que puedan contar con apoyos sociales que puedan utilizar eficazmente en momentos de crisis? ¿Es el azar, el giro de la ruleta de la vida, o sirvieron circunstancias, sucesos o acciones anteriores para provocar este estado de cosas deseable? La búsqueda no es de factores protectores ampliamente definidos sino más bien de los mecanismos situacionales y de desarrollo involucrados en los procesos protectores.


VULNERABILIDAD Y MECANISMOS DE PROTECCIÓN

Antes de abordar los conceptos de mecanismos de protección, hay que decir unas palabras sobre la resiliencia en su conjunto. La resiliencia se ocupa de las variaciones individuales en respuesta al riesgo. Algunas personas sucumben al estrés y la adversidad, mientras que otras superan los peligros de la vida. Sin embargo, la resiliencia no puede verse como un atributo fijo del individuo. Aquellas personas que afrontan con éxito dificultades en un momento de su vida pueden reaccionar negativamente ante otros factores estresantes cuando su situación es diferente. Si las circunstancias cambian, la resiliencia se altera.

Los conceptos de vulnerabilidad y de mecanismos de protección son más específicos y están definidos de manera más estricta que el de resiliencia. El rasgo definitorio esencial es que hay una modificación de la respuesta de la persona ante la situación de riesgo. Por lo tanto, requiere alguna forma de intensificación (vulnerabilidad) o mejora (protección) de la reacción ante un factor que en circunstancias ordinarias conduce a un resultado desadaptativo. El efecto es indirecto y depende de algún tipo de interacción. Debe ser en algún sentido catalítico, en el sentido de que cambia el efecto de otra variable, en lugar de (o además de) tener un efecto directo propio. Se apreciará que, a este respecto, vulnerabilidad y protección son los polos negativo y positivo de un mismo concepto, no diferentes. La esencia del concepto es que la vulnerabilidad o el efecto protector es evidente sólo en combinación con la variable de riesgo o el factor protector de la vulnerabilidad no tiene efecto en poblaciones de bajo riesgo o su efecto se magnifica en presencia de la variable de riesgo. Es crucial que este componente interactivo sea sometido a una prueba empírica rigurosa. Sin su presencia no tiene sentido diferenciar los mecanismos de riesgo del proceso de vulnerabilidad.


Los términos «proceso» y «mecanismo» son preferibles a «variable» o «factor», porque cualquier variable puede actuar como factor de riesgo en una situación pero como factor de vulnerabilidad en otra. Ha habido muchas disputas inútiles en la literatura sobre el supuesto efecto amortiguador del apoyo social porque la mayoría de los investigadores han asumido que la vulnerabilidad (o protección) reside en la variable más que en el proceso. No lo hace ni puede hacerlo. Así, por ejemplo, la pérdida del trabajo por despido forzoso constituye un factor de riesgo directo de depresión en adultos pero no tener un trabajo (es decir, una falta prolongada de empleo) puede actuar como un factor de vulnerabilidad en relación con otros eventos de vida amenazantes». No tiene sentido etiquetar variables como inherentemente del tipo riesgo directo o vulnerabilidad indirecta. el proceso o mecanismo, no la variable, que determina la función.

Por extensión, cabe señalar que si el proceso sirve para aumentar o disminuir el riesgo no tiene necesariamente conexión con si la variable (es decir, atributo o experiencia) en sí misma normalmente se consideraría positiva o negativa. La protección no es una cuestión de sucesos placenteros o cualidades socialmente deseables del individuo. 


La búsqueda no es de factores que nos hagan sentir bien sino de procesos que nos protejan contra mecanismos de riesgo. Al igual que los medicamentos que funcionan, ¡estos suelen ser del tipo que saben mal! Por tanto, la inmunización no reside en la promoción directa de una salud física positiva; por el contrario, comprende la exposición y el enfrentamiento exitoso con una dosis pequeña (o modificada) del agente infeccioso nocivo. La protección en este caso reside, no en la evasión del riesgo, sino en afrontarlo con éxito. Similarmente. Los factores estresantes físicos agudos, como las descargas eléctricas, provocan cambios estructurales y funcionales duraderos en el sistema neuroendocrino que protegen contra factores estresantes posteriores.26 Los estudios sobre los cambios hormonales anticipatorios que vienen con la experiencia de saltar en paracaídas»0 cuentan la misma historia. La protección surge de los cambios adaptativos que siguen al afrontamiento exitoso. Lo mismo puede aplicarse a los factores estresantes psicosociales y la adversidad.


El proceso protector puede incluso surgir de una variable que en sí misma supone un riesgo para la salud o el funcionamiento social. Por ejemplo, el fenómeno de las células falciformes causa enfermedades, pero protege contra la malaria. Además, la adopción probablemente conlleva un mayor riesgo psiquiátrico para los niños de entornos ventajosos, pero puede ser protectora para aquellos nacidos de padres desviados que viven en discordia o privaciones.


Distinciones conceptuales

Esta característica definitoria de un proceso interactivo se aplica tanto a la vulnerabilidad como a la protección. ¿Tiene entonces algún sentido conservar dos conceptos, si en realidad no son más que polos opuestos de un mismo concepto? Por varias razones bastante diferentes, los dos términos son necesarios. Primero, incluso con sólo un concepto, necesitamos una palabra para describir cada polo (del mismo modo que usamos «arriba» y «abajo» en lugar de «arriba» y «no-arriba»). También es útil tener términos que enfaticen el enfoque («no arriba» no es lo mismo que «abajo»). Del mismo modo, hablamos de la inmunización como protección, del mismo modo que hablamos de la preparación de los niños para el ingreso hospitalario. Lógicamente podríamos decir que la falta de inmunización o la falta de preparación son factores de vulnerabilidad pero preferimos utilizar el concepto positivo de protección porque la acción que se toma atañe al polo positivo. La elección del término en este caso no hace más que resaltar dónde se produjo la acción; el mecanismo es el mismo que el extremo de vulnerabilidad del continuo. La mayoría de las diferencias entre vulnerabilidad y protección son de este tipo, aunque existen algunas variaciones que son importantes porque añaden nuevas facetas al concepto.


De ellos, el más importante, tal vez, surge del hallazgo de que muchos procesos de vulnerabilidad o protección se refieren a puntos de inflexión clave en la vida de las personas, más que a atributos o experiencias de larga data como tales. La investigación de Brown et al ha demostrado esto en relación con la forma en que las niñas afrontan un embarazo prematrimonial; otras investigaciones lo han demostrado en las decisiones sobre si permanecer en la escuela para obtener calificaciones educativas superiores y en la elección del cónyuge. En cada caso, el punto de inflexión surge porque lo que sucede luego determina la dirección de la trayectoria en los años siguientes. Parece útil utilizar el término «mecanismo de protección» cuando lo que antes era una trayectoria de riesgo se cambia a una con mayor probabilidad de un resultado adaptativo; así, en los estudios basados ​​en la escuela, la decisión de permanecer en la escuela permitió a los adolescentes negros con logros educativos previos pobres obtener mejores calificaciones escolares que ampliaron las oportunidades ocupacionales. Por el contrario, El proceso sería etiquetado como uno de vulnerabilidad cuando la trayectoria de un proceso previamente adaptativo se vuelve negativa como, por ejemplo, por las secuelas que pueden seguir al nacimiento de un hijo ilegítimo no deseado a un adolescente que funciona bien y que luego es rechazado por sus padres. con quien anteriormente había tenido una buena relación. El objetivo de enfatizar los puntos de inflexión que cambian una trayectoria de desarrollo es centrar la atención en el proceso involucrado. No basta, por ejemplo, con decir que el éxito académico o la autoeficacia son protectores (aunque lo son), debemos pasar a preguntar cómo se desarrollaron esas cualidades y cómo cambiaron el curso de la vida.


Una segunda situación en la que «procesos de protección» es un término mejor que «ausencia de vulnerabilidad» es aquella en la que los mecanismos implicados en la protección parecen diferentes de los implicados en el proceso de riesgo. Por ejemplo, parece que una personalidad tímida y socialmente retraída protege contra la delincuencia, aunque una personalidad extrovertida no predispone a la delincuencia. Además, hay pruebas provisionales de que la experiencia previa de separaciones felices hace que los niños pequeños sean menos vulnerables al estrés del ingreso hospitalario. La implicación es que el conocimiento y la experiencia de otras separaciones que se han negociado exitosamente pueden ser protectores porque alteran la evaluación cognitiva del evento por parte del niño (las diversas formas de preparar a los niños para el ingreso al hospital probablemente hagan lo mismo).


Una tercera situación que sugiere el uso del término «mecanismo de protección» ocurre cuando el efecto principal parece derivar del extremo positivo de la variable. Por ejemplo, en nuestro estudio de mujeres criadas en instituciones, encontramos que la presencia de una relación conyugal armoniosa y de apoyo tenía un marcado efecto protector con respecto a la calidad de la crianza de los hijos. Esto no era sólo el anverso de una vulnerabilidad causada por una situación pobre. Relación matrimonial: la mala paternidad era igualmente probable en las mujeres que carecían de cónyuge (ya sea porque no se habían casado o, más a menudo, porque el matrimonio se había roto antes). Sería perfectamente correcto hablar de la falta de apoyo como un factor de vulnerabilidad, pero centrado en la terminología positiva obliga a preguntar qué es lo que conduce al efecto protector en el apoyo.

Loading

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *